Tras la aprobación de la Ley de la Ciberterapia debemos tomar en consideración que la confidencialidad de la información personal identificable, así como del tratamiento que se le brinda a un menor es un mandato de ley y un requisito del Código de Ética de los profesionales.

Debido a que la agencia federal por un lado ha requerido el cumplimiento con la ley IDEA lo que incluye la confidencialidad, pero no ha dispuesto como manejar las terapias grupales por ciberterapias para cumplir con la confidencialidad, hicimos una consulta a nivel federal. Esperamos que la agencia federal próximamente responda nuestra consulta. Esto es, si las terapias grupales no violan la confidencialidad del menor es un asunto que lo tienen que decidir las autoridades federales y estamos a la espera de respuesta por parte de ellos.

Entre las preguntas que hicimos a la agencia federal está, que si un proveedor de terapias bajo contrato con la agencia educativa puede brindar ciberterapias a un grupo de estudiante con la participación o presencia de los padres de otros estudiantes, y si eso viola la ley FERPA. Si los padres de otros menores deben tener acceso a la cara, nombre y tratamiento de los demás menores en el grupo. Que de ese mecanismo de terapia grupal en presencia de los padres de otros menores podría violar la confidencialidad requerida en el Código de Ética de los diversos profesionales.

A los padres, estamos trabajando para lograr la confidencialidad que la ley federal brinda a sus hijos. Estén pendientes y exijan los servicios compensatorios de los que sean privados sus hijos. Merecen mejores herramientas y seguiremos trabajando para que se brinden. Merecen un Programa de Educación Especial de primer orden y para eso vamos a continuar trabajando.