“Fui a Washington decidido a buscar alternativas para resolver las condiciones precarias en que se encuentra el área destinada a los niños con necesidades especiales en las escuelas de mi distrito. Toqué puertas, presenté mi preocupación, pedí ayudas y regresé satisfecho con el resultado obtenido porque encontré disposición, compromiso, pero más importante aún supe de la existencia de fondos federales para tales fines”.

Esas fueron las expresiones del Representante Rafael “June” Rivera Ortega, a su regreso la semana pasada de la Capital Federal donde estuvo reunido con los congresistas Patrick Kennedy, Alan Grayson, Dan Burton y con el Comisionado Residente, Pedro Pierluisi.

De acuerdo al Representante, tanto Pierluisi como los congresistas coincidieron en que existen muchos fondos para los niños con necesidades especiales y precisamente, por eso, sostuvo, que decidió visitar la Oficina de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Washington, PRFAA por sus siglas en inglés, en donde le explicaron el procedimiento correspondiente para reclamar las ayudas y en la que se comprometieron a colaborar en la orientación de los procesos.

“Los fondos están, pero para poderlos recibir es necesario que los padres de los niños se constituyan como una organización sin fines de lucro, por lo que realizaremos varias vistas en las escuelas que contarán con la presencia de personal de la Oficina de Donativos Legislativos de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, de PRFAA, municipios, entre otros, para orientar a los interesados sobre los pasos a seguir al solicitar las ayudas”, añadió.

Entre los temas que se discutirán en las vistas, Rivera mencionó los requisitos para solicitar los fondos, la Exención Contributiva Federal, la redacción de las propuestas y la participación en talleres y seminarios que se realizan en Puerto Rico para capacitar al grupo a redactar la misma.

Mientras tanto, reveló que su preocupación surgió luego de varias semanas de recorrido en las escuelas de los pueblos que representa para conocer las necesidades en el Programa de Educación Especial. “Encontré el área descuidada en planta física, materiales, equipo y un sin fin de problemas”, dijo. “La verdad es que da pena ver cómo estos niños son marginados por el sistema de educación, y digo marginados porque evidentemente no tienen el apoyo necesario para estar en igualdad de condiciones que los de la corriente regular”.

Y es que según June Rivera, el cálculo estimado por la Comisión de Desarrollo Integrado de la Región Central, que preside, tras el recorrido en las escuelas de Barranquitas, Comerío, Corozal y Naranjito, y que aún no termina, la suma de niños en el programa de educación especial supera los cuatro mil quinientos aproximadamente.

“La matrícula de niños bajo este programa es numerosa y cuando usted divide la cantidad de éstos versus el número total de los estudiantes, el cómputo se eleva a un veinticinco por ciento, más o menos, o sea que estamos hablando de una cuarta parte de nuestros niños”, advirtió. “Es preocupante reconocer que a pesar de que la incidencia es alta no se cuenta con las facilidades y el equipo requerido para ofrecerles un servicio de calidad”.

Por último, hizo un llamado a todos los padres que tienen niños con necesidades especiales para que unan esfuerzos y le presten la atención que el asunto requiere. “Ésta es una oportunidad muy buena, el dinero está disponible, pero tenemos que darle la importancia que merece y unirnos para hacer lo correspondiente, de modo que podamos alcanzar nuestro objetivo”.

Así también, insistió en que continuará fiscalizando y velando por el bienestar de los menores, que aseguró son su prioridad, “lo primero es lo primero y en mi lista de prioridades estos niños tienen el primer lugar, por ellos me voy a encargar de que se hagan valer sus derechos más allá del papel”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here